DEMAGOGIA, DEMAGOGIA, DEMAGOGIA Y MÁS DEMAGOGIA

DEMAGOGIA, DEMAGOGIA, DEMAGOGIA Y MÁS DEMAGOGIA
Sesión de la LXIII legislatura del 31 de julio.
Sesión de la LXIII legislatura del 31 de julio.

Gracias al todo poderoso que se terminó septiembre y con esto el tiempo para poner orden en el Congreso local y terminar con el vacío legal que genera la falta de acuerdos entre la minoría PRIANISTA y la mayoría de Morena para decidir quién preside en este año la Junta de Gobierno.

Pero no precisamente porque no se ponen de acuerdo, sino porque urge que le bajen unas rayitas a la insultante dosis de demagogia que nos están recetando, y que contamina nuestra ya de por si paupérrima vida, que, por cierto, hay que agradecérsela a esos diputados y diputadas, políticos y políticas que durante este mes se preocuparon por nosotros (el pueblo).

Llego a tal extremo la defensa del pueblo por parte de los diputados prianistas y líderes tricolores que, en bola, violentamente tomaron la tribuna para exigir el respeto a la ley que dicen violaron los morenistas.

El 6 de septiembre, por ejemplo, el diputado Julio Valera Piedras en su arenga exigiendo respeto a la ley conmovió a los hidalguenses al afirmar que en la primera sesión de la LXIV “nuestras familias, nuestros hijos no vieron la fiesta democrática.” Y exigió ponerse a trabajar.

La aguerrida legisladora Maika Ortega Eguiluz al tomar la tribuna se puso en los zapatos de los ciudadanos y reclamó ponerse a trabajar también en el bien común de Hidalgo, afirmó que el ciudadano está harto de ver gente que no trabaja e invitó a todas las fracciones a aliarse en beneficio de los hidalguenses y por supuesto el respeto a la ley.

El combativo y elocuente diputado panista, Asael Hernández Cerón, en su primera intervención, recordó el principio constitucional de que la soberanía nacional reside en el pueblo y que todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de este y pidió erradicar las prácticas de avasallamientos de otros tiempos. Pidió poner por encima los intereses de cualquier grupo, de cualquier actor político. Y asimismo pidió respetar los acuerdos que se tomaron con anterioridad de manera democrática.

La representante popular de Nueva Alianza, Jajaira Aceves Calva, invito a todos a trabajar para continuar con la Sesión Constitutiva, en beneficio de la sociedad hidalguense, la que siempre estará sobre cualquier interés personal o de grupo.

Por el otro lado, Omar Fayad Meneses, gobernador del estado, con su clásico tono burlón, invitaba al dialogo e incluso se proponía como mediador en este asunto legislativo, en bien por su puesto, del pueblo.

Pero tan ocupados están estos políticos defendiendo sus negocios y sus intereses que no entienden que la mayoría voto en su contra porque ya no creen en discursos demagógicos, porque saben que esta más que claro que no están de su lado y que representan los intereses de un pequeño grupito.

Que se encuentran indefensos legalmente en manos prianistas, que cada que legislan es pensando en sus intereses de grupo.    

Hay demasiadas pruebas, por ejemplo, la aprobación de las cuentas públicas de un sin números de presidentes municipales, las de exgobernadores como Miguel Ángel Osorio Chong y Francisco Olvera Ruiz, los gasolinazos, la venta de PEMEX o reforma energética, como le quieran llamar.

Y el más reciente, de donde nace el repentino amor desmedido por el pueblo y las ganas de trabajar a favor de éste: la reforma a Ley Orgánica del Poder Legislativo, que tiene como fin proteger legalmente sus intereses de grupo, y en especial los del Poder Ejecutivo, Omar Fayad, que realizaron a toda prisa en las últimas horas de vida de la LXIII legislatura, una vez conocidos los resultados electorales que no los favorecían.

Con este nuevo marco jurídico PRI, PAN, PRD y Nueva Alianza mayoritiarón a la mayoría parlamentaria en manos de Morena adjudicándose la Junta de Gobierno, que, de quedar de esta manera, la presidirán el PRI y el PAN los dos primeros años.

Y esto significa que exigiendo el respeto a la ley y argumentando trabajar para el pueblo Omar Fayad podría seguir imponiendo impuestos como el emplacamiento de vehícular, exigir copias certificadas nuevas en cualquier trámite con el fin de recabar más dinero, para seguirlos derrochando en eventos populares o manejarlos de manera obscura.

Comentarios