Buscar
14:37h. viernes, 18 de septiembre de 2020

El PAN, peor que la Chimoltrufia como dice una cosa, dice otra y hace otra

Ante la imposibilidad de poder controlar la pandemia provocada por la Covid-19, no hay más remedio que seguir con nuestras vidas, y por lo visto para algunos políticos: muérase quien se muera.

Si, es verdad, no es posible estar encerrados por más tiempo por cuestión económica, de salud mental y un gran etcétera, pero lo que no se vale son los dobles discursos y utilizar la tragedia con fines políticos y electorales, como lo hace el Bloque Opositor Amplio (BOA, integrado por PAN, PRD, Movimiento Ciudadano, Felipe Calderón, algunos medios de comunicación, unos cuantos periodistas, un puñado de empresarios muy poderosos y algunas organizaciones extranjeras, principalmente).

Por un lado, los gobernadores golpistas del norte del país, en su mayoría panistas (federalistas, se auto proclaman) organizaron un multitudinario convivio en plena pandemia para festejar el inicio de la segunda etapa de su plan político-electoral con miras a posicionarse con vías al proceso electoral del 2021, utilizando como estrategia las crisis sanitaria y económica provocada por el virus SRAS-CoV-2, y por otro lado, peor que la Chimoltrufia, como dicen una cosa, dicen otra y hacen otra, buscan hacer responsable de las crisis al presidente de México, por no usar el cubrebocas y su incapacidad para controlar la pandemia, desde su interesado punto de vista, obviamente.  

Campaña que por cierto inicia con sendas notas a ocho columnas en los diarios y medios de su propiedad, pidiendo la cabeza del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell.

--Como olvidar, también, que en su desesperación por la lentitud con la que aterrizaba el virus a México inventaron el primer muerto, nada más que se equivocaron al optar por un personaje muy conocido, que hizo que fracasará el arranque del perverso plan.

Tampoco se olvida cuando pedían a gritos, literalmente a gritos, que se cerraran aeropuertos y se parara la economía porque les urgía tener en sus manos la materia prima (la tragedia) para armar su siniestra cruzada, cuando solo había contados casos de Coronavirus. --

Y de forma contradictoria, aquí en Hidalgo, en voz de su brazo electoral, el PAN, el BOA se pronuncia a favor del inicio del proceso electoral, sin importarle en lo más mínimo la vida y la salud de los hidalguenses, argumentando estar a favor y en defensa de los derechos políticos-electorales de los ciudadanos, los que, según a su juicio, son más importantes que la salud y la vida de la población.

Y en cuanto al Instituto Estatal Electoral de Hidalgo, se podrá decir lo que se quiera, pero lo que menos les interesa en ese lugar es la gente, ya que lo que se defiende ahí son los intereses de grupos políticos que nada tienen que ver con los de la mayoría de los hidalguenses.

Y una prueba de ellos es que planean realizar el proceso electoral de manea virtual, incluso las campañas, a las que, si sigue la pandemia, como ya se tiene previsto, solo tendrán acceso un pequeño porcentaje de ciudadanos inscritos en el padrón electoral, que serán los que cuenten con un dispositivo electrónico, los que tengan un poco de conocimiento para manipularlo o incluso el acceso a Internet.

Y la elección de los candidatos al interior de los partidos se realizarán de forma obscura y antidemocrática, en dónde predominará el poderoso dedo, las negociaciones y el candidato que cuente con más dinero, en donde ni Morena, el partido defensor de la democracia y en contra de la corrupción, se salvará. ¿Y los derechos políticos de los ciudadanos apa?    

De la misma manera, llegar al 18 de octubre con la pandemia sin control, como ya se está pronosticando, el abstencionismo será de pronósticos reservados y aquí es donde radica el meollo del asunto, porque la poca asistencia en las urnas solo beneficiara al grupo o partido político con mayor capacidad de movilización y ese es sin duda el Revolucionario Institucional, instituto político con los recursos humanos y económicos suficientes para armar, incluso, campañas negras en las redes sociales para desinformar y tundir al oponente con información falsa o sesgada, como ya lo vienen haciendo el BOA.

Otro elemento a favor del PRI es el control que tiene de los medios de comunicación locales, escritos y electrónicos, con los que cubrirá el vació informativo, obviamente pensando en los más pobres, sector que siempre le ha interesado, tanto que en décadas de gobierno ha generado por millones.  

Mientras que el PAN, con su mirada de corto alcance (por eso perdieron la confianza de la gente), sólo le preocupa la muy alta probabilidad que se queden fuera en el reparto de Consejos Municipales que gobernaran los municipios de forma interina y lo poco que saquen de las negociaciones, que en la obscuridad haga con el PRI o cualquier otra fuerza política, aunque a largo plazo pierda más con su contradictoria decisión. No aprenden.