Buscar
14:49h. viernes, 18 de septiembre de 2020

“La protección del derecho a la salud no debe implicar la suspensión de los derechos políticos de la ciudadanía”. Lorenzo Cordova

Con semaforo rojo epidemiologico en Hidalgo, INE acuerda reanudar proceso electoral para elegir alcaldes en los 84 munuicipios de la entidad

ieeh 2004
ieeh 2004

Mientras que en todo el mundo y en México existe el dilema de reactivar o no las actividades económicas, ante el riesgo inminente de un rebrote epidemiológico, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral, con 10 votos a favor y uno en contra, acordó convocar a elecciones a hidalguenses y coahulenses el 18 de octubre próximo.

Después de que se suspendiera temporalmente los procesos electorales el 1 de abril pasado, con motivo de la pandemia de Covid-19 y la declaración de emergencia nacional sanitaria por parte del Consejo de Salud General, el Instituto Nacional Electoral (INE), acordó celebrar elecciones en Coahuila e Hidalgo el 18 de octubre.

Para el caso de Hidalgo, se renovarán 84 ayuntamientos que tomarán posesión el 15 de diciembre de este año y no el 5 de septiembre como estaba programado y en Coahuila se elegirán 25 diputaciones al Congreso del estado, que se prevé se instale el 1 de enero de 2021 como se tenía previsto.

Ubicando la lucha política-electoral sobre la salud y la vida de los mexicanos, Lorenzo Córdova Vianello, presidente del Consejo General del INE, defendió su propuesta de reanudar dichos procesos electorales al afirmar que “la protección del derecho a la salud no debe implicar la suspensión de los derechos políticos de la ciudadanía”.

Agregó que “si bien es responsabilidad de la autoridad electoral garantizar el derecho al voto, ello no puede suponer entrar en conflicto o contradicción con otros derechos fundamentales, como es el derecho a la salud”.

“Resulta indispensable reanudar la preparación de los procesos electorales locales para efecto de asegurar la debida integración de los órganos de gobierno sujetos a renovación en Hidalgo y Coahuila, y para garantizar el pleno ejercicio de los derechos político-electorales de la ciudadanía, proveyendo condiciones para la elección libre e informada de autoridades y representantes populares: 84 ayuntamientos en el caso de Hidalgo, y 25 diputaciones locales en el caso de Coahuila”.

Córdova Vianello, enfatizó que este acuerdo es producto del consenso entre el INE, los partidos, las autoridades electorales locales, los actores políticos y los gobiernos estatales, cuya participación será fundamental en aspectos administrativos y logísticos para celebrar todas las etapas del proceso electoral aún pendientes, y llevarlo a buen puerto.

El proyecto establece que, en caso de que las autoridades competentes en materia de salud pública determinen oficialmente la existencia de condiciones sanitarias que vuelvan inviable la realización de las actividades de organización o el adecuado desarrollo de los procesos electorales en Coahuila e Hidalgo, el Consejo General del INE inmediatamente tomará las medidas conducentes, en el ámbito de sus atribuciones, para garantizar la salvaguarda del derecho a la salud de las y los funcionarios electorales y de la ciudadanía en general.

El único voto en contra de la propuesta fue el de la consejera Norma De la Cruz, quien expresó que, si bien es consciente de la importancia de reanudar la preparación de los Procesos Electorales Locales a efecto de garantizar la debida integración de los órganos de gobierno, el acuerdo aprobado propone elegir entre garantizar los derechos políticos-electorales de los ciudadanos o garantizar el derecho a la salud y a la vida.

“Estoy consciente de los riesgos que implica mantener la suspensión, pero también soy consciente de los riesgos que implica levantarla y entre ellos elijo privilegiar el derecho a la salud y a la vida”, dijo.

Por su parte, el consejero José Roberto Ruiz, presidente de la Comisión Temporal de Seguimiento de los Procesos Electorales Locales, afirmó que el INE cuenta con un modelo integral de atención sanitaria, así como un protocolo específico de qué deben de hacer las y los capacitadores y supervisores electorales en la integración de las mesas directivas de casilla.

“Incluso hay que señalar que ya se privilegiará la capacitación virtual y esto ha sido un relanzamiento en este tema en esta institución. Y también estaríamos contando ya con un protocolo de atención sanitaria y protección a la salud, incluso para la Jornada Electoral misma”, apuntó.

La Consejera Dania Ravel, presidenta de la Comisión de Vinculación con Organismos Públicos Locales (OPL), destacó que en ambos estados se tendrán que llevar a cabo campañas electorales a través de medios electrónicos para privilegiar el cuidado a la salud.

“Nuestro modelo de comunicación política, en ese aspecto, implica una gran ventaja para garantizar el acceso a los tiempos de radio y televisión, pero ser consciente que no es suficiente para que la ciudadanía conozca a todos y a todas las candidatas, por lo que el uso de Internet y redes sociales será una herramienta fundamental”.

Tener una adecuada y continua comunicación con la ciudadanía, mencionó la consejera Ravel, es uno de los mayores retos que enfrentaremos al realizar elecciones en tiempos de pandemia.

El consejero Uuc-kib Espadas refirió que, desde su perspectiva, si bien el Consejo General no contaba con facultades suficientes para suspender en un primer momento los comicios en ambas entidades, ya que son facultades soberanas exclusivas de los congresos de los estados, reanudar la celebración de los procesos electorales es una ruta para volver a la normalidad constitucional.

“Me parece que llamar a elecciones en este momento significa, entre otras cosas, una ruta para volver a la normalidad constitucional en esos estados, que las autoridades que deben ser electas lo sean”.

La consejera Carla Humphrey destacó lo inédito y trascendente de organizar elecciones que han sido pospuestas y ahora reinician. “Es un tema que se va a convertir en la nueva realidad”.

Enfatizó que lo primero para el INE, como para cualquier persona es la salud y la vida de las personas, y es por eso por lo que desde ahora se trabaja en protocolos adecuados para todo el proceso y, por supuesto, para el día de la Jornada Electoral.

Carla Humphrey llamó a los integrantes del Consejo General a revisar las medidas que se han implementado con éxito en otros países que han tenido elecciones en contexto de pandemia, como Corea, Polonia, República Dominicana, Singapur y Malawi, para ponerlas en práctica y saber cuáles son las que funcionan o cuáles son las que tenemos que extender o cambiar de cara a las elecciones de 2021.

La consejera Adriana Favela se pronunció a favor de la reanudación de los procesos electorales locales en Coahuila e Hidalgo, porque con ello se garantiza la periodicidad en las elecciones y el respeto a la democracia representativa.

Para la reactivación de esos procesos, mencionó, se prevé una serie de medidas de seguridad sanitaria con el objeto de mitigar los riesgos de contagio del COVID-19 y proteger, en todo lo posible, a la ciudadanía, a las personas también que fungirán como funcionarios de casilla y a los representantes de los partidos políticos, así como a los capacitadores y auxiliares electorales.

“Debemos cuidar el derecho a la salud de la ciudadanía, pero también garantizar el derecho de la ciudadanía a participar en las elecciones, pero sobre todo el INE y los OPL debemos hacer todo lo posible por garantizar la renovación periódica de las personas que ocupan cargos de elección popular”.

La Consejera Claudia Zavala recordó que, si bien el ente autorizado legalmente para tomar determinaciones para combatir la pandemia y hacerse cargo de los temas de salud es el Consejo General de Salubridad, dicho órgano no ha tomado determinaciones que impidan la reanudación de las elecciones.

Tenemos las medidas pertinentes para que durante el desarrollo de las etapas del proceso electoral que nos falta por desahogar, estar en condiciones de proteger la salud, la vida y la integridad de las personas que participarán expresó.

El consejero Ciro Murayama apuntó que las campañas electorales deberán adaptarse a las condiciones excepcionales en las que se desarrollarán las elecciones.

“Hay que limitar o evitar mítines y eventos masivos, aprovechar al máximo las tecnologías de la comunicación, dar el uso más inteligente a los espacios gratuitos en radio y televisión, privilegiar y ampliar la celebración de debates ampliamente difundidos, para votar informado no hace falta verse aglomerado”.

Argumentó que, al momento, existe incertidumbre sobre cuándo la pandemia habrá quedado atrás, no sabemos si esto ocurrirá en seis, 12, 18 o 36, ni los científicos lo saben. “Entonces, cuándo tendremos esa certeza, cuando exista una inmunidad mayoritaria a la población, es decir, cuando quizás se haya contagiado el 80 por ciento de los habitantes o cuando exista una vacuna aprobada y verificada en grandes cantidades y a disposición prácticamente de toda la población; y si a eso nos esperamos, pues no va a haber elecciones en 2020 y tal vez tampoco en 2021”.

El consejero Jaime Rivera destacó lo difícil de la decisión de continuar con ambos procesos electorales. “Porque estamos frente a la necesidad de conciliar derechos políticos con derechos a la salud en una situación inédita en nuestro país y en el mundo”.

“No estamos en el mundo ideal, pero tampoco estamos y no tendríamos derecho a hacerlo en condiciones de sacrificar por entero unos derechos en aras presuntamente de proteger otros. Hay que garantizar esos dos tipos de derechos, los políticos y a la salud, y muchos otros derechos fundamentales que se están cuidando y que deberían seguir garantizando, es más, que deberían garantizarse de mejor manera”.

Durante la sesión, el pleno aprobó una adenda que contiene precisiones operativas a la Estrategia de Capacitación y Asistencia Electoral 2019-2020 y a la urna electrónica para el mismo proceso.

Entre los cambios en la integración destaca que, por tratarse de procesos electorales que se desarrollarán en un contexto de pandemia, quedará estrictamente prohibida la asistencia como funcionario de casilla a personas mayores de 60 años en tanto las autoridades de salud declaran terminada la emergencia sanitaria originada por la pandemia de COVID-19, cuando antes la edad máxima era de 70 años; así como la impartición del curso dirigido a observadores electorales de forma virtual.

Durante el desarrollo de la sesión, se prevé la modificación a los plazos para la presentación y fiscalización de los Informes Anuales de Ingresos y Gastos de los Partidos Políticos Nacionales, Partidos Políticos Nacionales con acreditación local, Partidos Políticos Locales y de las Agrupaciones Políticas Nacionales correspondientes al ejercicio 2019, así como los plazos para la presentación de los Informes de Ingresos y Gastos correspondientes a los periodos de obtención de apoyo ciudadano y precampaña, de los Procesos Electorales Locales ordinarios 2019-2020, en los estados de Coahuila e Hidalgo, con motivo de la reanudación de dichas actividades que se encontraban suspendidas por la contingencia sanitaria.

 

Mientras que en todo el mundo y en México existe el dilema de reactivar o no las actividades económicas o no, ante el riesgo inminente de un rebrote epidemiológico, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral, con 10 votos a favor y uno en contra, acordó convocar a elecciones a hidalguenses y coahulenses el 18 de octubre próximo.

Después de que se suspendiera temporalmente los procesos electorales el 1 de abril pasado, con motivo de la pandemia de Covid-19 y la declaración de emergencia nacional sanitaria por parte del Consejo de Salud General, el Instituto Nacional Electoral (INE), acordó celebrar elecciones en Coahuila e Hidalgo el 18 de octubre.

Para el caso de Hidalgo, se renovarán 84 ayuntamientos que tomarán posición el 15 de diciembre de este año y no el 5 de septiembre como estaba programado y en Coahuila se elegirán 25 diputaciones al Congreso del estado, que se prevé se instale el 1 de enero de 2021 como se tenía previsto.

Ubicando la lucha política-electoral sobre la salud y la vida de los mexicanos, Lorenzo Córdova Vianello, presidente del Consejo General del INE, defendió su propuesta de reanudar dichos procesos electorales al afirmar que “la protección del derecho a la salud no debe implicar la suspensión de los derechos políticos de la ciudadanía”.

Agregó que “si bien es responsabilidad de la autoridad electoral garantizar el derecho al voto, ello no puede suponer entrar en conflicto o contradicción con otros derechos fundamentales, como es el derecho a la salud”.

“Resulta indispensable reanudar la preparación de los procesos electorales locales para efecto de asegurar la debida integración de los órganos de gobierno sujetos a renovación en Hidalgo y Coahuila, y para garantizar el pleno ejercicio de los derechos político-electorales de la ciudadanía, proveyendo condiciones para la elección libre e informada de autoridades y representantes populares: 84 ayuntamientos en el caso de Hidalgo, y 25 diputaciones locales en el caso de Coahuila”.

Córdova Vianello, enfatizó que este acuerdo es producto del consenso entre el INE, los partidos, las autoridades electorales locales, los actores políticos y los gobiernos estatales, cuya participación será fundamental en aspectos administrativos y logísticos para celebrar todas las etapas del proceso electoral aún pendientes, y llevarlo a buen puerto.

El proyecto establece que, en caso de que las autoridades competentes en materia de salud pública determinen oficialmente la existencia de condiciones sanitarias que vuelvan inviable la realización de las actividades de organización o el adecuado desarrollo de los procesos electorales en Coahuila e Hidalgo, el Consejo General del INE inmediatamente tomará las medidas conducentes, en el ámbito de sus atribuciones, para garantizar la salvaguarda del derecho a la salud de las y los funcionarios electorales y de la ciudadanía en general.

El único voto en contra de la propuesta fue el de la consejera Norma De la Cruz, quien expresó que, si bien es consciente de la importancia de reanudar la preparación de los Procesos Electorales Locales a efecto de garantizar la debida integración de los órganos de gobierno, el acuerdo aprobado propone elegir entre garantizar los derechos políticos-electorales de los ciudadanos o garantizar el derecho a la salud y a la vida.fotoine

“Estoy consciente de los riesgos que implica mantener la suspensión, pero también soy consciente de los riesgos que implica levantarla y entre ellos elijo privilegiar el derecho a la salud y a la vida”, dijo.

Por su parte, el consejero José Roberto Ruiz, presidente de la Comisión Temporal de Seguimiento de los Procesos Electorales Locales, afirmó que el INE cuenta con un modelo integral de atención sanitaria, así como un protocolo específico de qué deben de hacer las y los capacitadores y supervisores electorales en la integración de las mesas directivas de casilla.

“Incluso hay que señalar que ya se privilegiará la capacitación virtual y esto ha sido un relanzamiento en este tema en esta institución. Y también estaríamos contando ya con un protocolo de atención sanitaria y protección a la salud, incluso para la Jornada Electoral misma”, apuntó.

La Consejera Dania Ravel, presidenta de la Comisión de Vinculación con Organismos Públicos Locales (OPL), destacó que en ambos estados se tendrán que llevar a cabo campañas electorales a través de medios electrónicos para privilegiar el cuidado a la salud.

“Nuestro modelo de comunicación política, en ese aspecto, implica una gran ventaja para garantizar el acceso a los tiempos de radio y televisión, pero ser consciente que no es suficiente para que la ciudadanía conozca a todos y a todas las candidatas, por lo que el uso de Internet y redes sociales será una herramienta fundamental”.

Tener una adecuada y continua comunicación con la ciudadanía, mencionó la consejera Ravel, es uno de los mayores retos que enfrentaremos al realizar elecciones en tiempos de pandemia.

El consejero Uuc-kib Espadas refirió que, desde su perspectiva, si bien el Consejo General no contaba con facultades suficientes para suspender en un primer momento los comicios en ambas entidades, ya que son facultades soberanas exclusivas de los congresos de los estados, reanudar la celebración de los procesos electorales es una ruta para volver a la normalidad constitucional.

“Me parece que llamar a elecciones en este momento significa, entre otras cosas, una ruta para volver a la normalidad constitucional en esos estados, que las autoridades que deben ser electas lo sean”.

La consejera Carla Humphrey destacó lo inédito y trascendente de organizar elecciones que han sido pospuestas y ahora reinician. “Es un tema que se va a convertir en la nueva realidad”.

Enfatizó que lo primero para el INE, como para cualquier persona es la salud y la vida de las personas, y es por eso por lo que desde ahora se trabaja en protocolos adecuados para todo el proceso y, por supuesto, para el día de la Jornada Electoral.

Carla Humphrey llamó a los integrantes del Consejo General a revisar las medidas que se han implementado con éxito en otros países que han tenido elecciones en contexto de pandemia, como Corea, Polonia, República Dominicana, Singapur y Malawi, para ponerlas en práctica y saber cuáles son las que funcionan o cuáles son las que tenemos que extender o cambiar de cara a las elecciones de 2021.

La consejera Adriana Favela se pronunció a favor de la reanudación de los procesos electorales locales en Coahuila e Hidalgo, porque con ello se garantiza la periodicidad en las elecciones y el respeto a la democracia representativa.

Para la reactivación de esos procesos, mencionó, se prevé una serie de medidas de seguridad sanitaria con el objeto de mitigar los riesgos de contagio del COVID-19 y proteger, en todo lo posible, a la ciudadanía, a las personas también que fungirán como funcionarios de casilla y a los representantes de los partidos políticos, así como a los capacitadores y auxiliares electorales.

“Debemos cuidar el derecho a la salud de la ciudadanía, pero también garantizar el derecho de la ciudadanía a participar en las elecciones, pero sobre todo el INE y los OPL debemos hacer todo lo posible por garantizar la renovación periódica de las personas que ocupan cargos de elección popular”.

La Consejera Claudia Zavala recordó que, si bien el ente autorizado legalmente para tomar determinaciones para combatir la pandemia y hacerse cargo de los temas de salud es el Consejo General de Salubridad, dicho órgano no ha tomado determinaciones que impidan la reanudación de las elecciones.

Tenemos las medidas pertinentes para que durante el desarrollo de las etapas del proceso electoral que nos falta por desahogar, estar en condiciones de proteger la salud, la vida y la integridad de las personas que participarán expresó.

El consejero Ciro Murayama apuntó que las campañas electorales deberán adaptarse a las condiciones excepcionales en las que se desarrollarán las elecciones.

“Hay que limitar o evitar mítines y eventos masivos, aprovechar al máximo las tecnologías de la comunicación, dar el uso más inteligente a los espacios gratuitos en radio y televisión, privilegiar y ampliar la celebración de debates ampliamente difundidos, para votar informado no hace falta verse aglomerado”.

logo-INE-footer

Argumentó que, al momento, existe incertidumbre sobre cuándo la pandemia habrá quedado atrás, no sabemos si esto ocurrirá en seis, 12, 18 o 36, ni los científicos lo saben. “Entonces, cuándo tendremos esa certeza, cuando exista una inmunidad mayoritaria a la población, es decir, cuando quizás se haya contagiado el 80 por ciento de los habitantes o cuando exista una vacuna aprobada y verificada en grandes cantidades y a disposición prácticamente de toda la población; y si a eso nos esperamos, pues no va a haber elecciones en 2020 y tal vez tampoco en 2021”.

El consejero Jaime Rivera destacó lo difícil de la decisión de continuar con ambos procesos electorales. “Porque estamos frente a la necesidad de conciliar derechos políticos con derechos a la salud en una situación inédita en nuestro país y en el mundo”.

“No estamos en el mundo ideal, pero tampoco estamos y no tendríamos derecho a hacerlo en condiciones de sacrificar por entero unos derechos en aras presuntamente de proteger otros. Hay que garantizar esos dos tipos de derechos, los políticos y a la salud, y muchos otros derechos fundamentales que se están cuidando y que deberían seguir garantizando, es más, que deberían garantizarse de mejor manera”.

Durante la sesión, el pleno aprobó una adenda que contiene precisiones operativas a la Estrategia de Capacitación y Asistencia Electoral 2019-2020 y a la urna electrónica para el mismo proceso.

Entre los cambios en la integración destaca que, por tratarse de procesos electorales que se desarrollarán en un contexto de pandemia, quedará estrictamente prohibida la asistencia como funcionario de casilla a personas mayores de 60 años en tanto las autoridades de salud declaran terminada la emergencia sanitaria originada por la pandemia de COVID-19, cuando antes la edad máxima era de 70 años; así como la impartición del curso dirigido a observadores electorales de forma virtual.

Durante el desarrollo de la sesión, se prevé la modificación a los plazos para la presentación y fiscalización de los Informes Anuales de Ingresos y Gastos de los Partidos Políticos Nacionales, Partidos Políticos Nacionales con acreditación local, Partidos Políticos Locales y de las Agrupaciones Políticas Nacionales correspondientes al ejercicio 2019, así como los plazos para la presentación de los Informes de Ingresos y Gastos correspondientes a los periodos de obtención de apoyo ciudadano y precampaña, de los Procesos Electorales Locales ordinarios 2019-2020, en los estados de Coahuila e Hidalgo, con motivo de la reanudación de dichas actividades que se encontraban suspendidas por la contingencia sanitaria.