Buscar
04:53h. Domingo, 17 de noviembre de 2019

PRI, PAN, PRD legislan a modo y después exigen cumplimiento de la ley

CON ARTIMAÑAS SE BUSCA BURLAR LA VOLUNTAD POPULAR EXPRESADA EN LAS URNAS EL 1 DE JULIO

Toma violenta de la tribuna del Congreso local por priistas

En resumen, el mandato popular expresado en las urnas en Hidalgo y en México fue un claro rechazo a los partidos políticos tradicionales: Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN), Nueva Alianza, De la Revolución Democrática (PRD), Del Trabajo (PT), Movimiento Ciudadano, Encuentro Social (PES) y Verde Ecologista de México, sin embargo, mediante albazos, compra de conciencias y negociaciones obscuras la minoría legislativa, con el apoyo del gobernador del estado,  pretende burlar la voluntad popular, al intentar controlar el Congreso local.

 

Sesión del 31 de julio de la LXIII legislatura que aprobó la reforma a la Ley Orgánica del Poder Legislativo, que mantiene el conflicto político al interior del Congreso.
Sesión del 31 de julio de la LXIII legislatura que aprobó la reforma a la Ley Orgánica del Poder Legislativo, que mantiene el conflicto político al interior del Congreso.

DSC07560

Según los resultados electorales de 1 381 357 sufragios hidalguenses emitidos en las urnas 697 927 fueron a favor de los ocho partidos arriba citados y 606 754 para Morena.

De esta manera la mayoría de las hidalguenses decidieron con su voto llevar a 17 diputados de Morena a ocuparan una curul en la LXIV Legislatura local y una el PES, en alianza con el PRI, Verde Ecologista y Nueva Alianza.

Por el principio de representación proporcional el PRI con 270 174 sufragios alcanzó 4 diputaciones; el PAN con 139 092 tres; Nueva Alianza con 77 918 una; PRD con 46 250 una; y PT con 54 553 una; mientras que el Verde Ecologista y Movimiento Ciudadano se van en cero por no alcanzar como mínimo el 3 por ciento de la votación que exige la ley.

Aun así y contraviniendo la voluntad popular expresada en las urnas y contra cualquier lógica, los partidos PRI y PAN buscan el Control del Congreso al asignarse la presidencia de la Junta de Gobierno durante los dos primeros años y dejar al partido mayoritario el último año de trabajo legislativo.

LO APROBÓ EL CONGRESO, ROBO EN DESPOBLADO

Para seguir controlando el Poder Legislativo y ponerlo al servicio del Ejecutivo (priistas ambos) la LXIII Legislatura local aprobó en sus últimos días de vida, entre otras reformas, la Ley Orgánica del Congreso, acción con la cual, de forma legal, pero no moral, le permitirá seguir al frente del Poder Legislativo y controlar (para mal, a juzgar por los hechos) la vida política, económica y social de los hidalguenses.

Con este albazo legislativo priistas, panistas y perredistas pretenden lograr lo que no pudieron hacer en las urnas, hacerse del control de la máxima tribuna del pueblo, y desde esa posición dejar a los ciudadanos con las ganas de conocer cómo se aplican realmente los recursos públicos, de saborear lo que es la democracia por primera vez en su historia y sin la esperanza de ver a nuestra entidad progresar y en particular de ver fuera de la vida política del país a esos tres partidos políticos, que han hecho cualquier cosa, menos trabajar a favor de la mayoría de los hidalguenses.

Y como muestra basta un botón y ese botón es sin duda el madruguete legislativo del 31 de julio pasado, con el que se legalizó lo ilegalizable, violentar la voluntad popular, la base esencial de cualquier democracia.

Lo aprobó el Congreso y ahora es Ley y luego entonces, de lograr su objetivo, los hidalguenses serán representados, desde el puesto más importante del Poder Legislativo, por María Luisa Pérez Perusquía, como presidenta de la Junta de Gobierno durante el primer año, una diputada plurinominal por la que nadie voto ya que ni en las actas de escrutinio del 1 de julio apareció.

A demás, María Luisa Pérez es uno de los tres legisladores que se reeligieron y pieza clave en la modificación de la Ley Orgánica del Congreso en la legislatura pasada que la benefició, y que le permitió entregar y recibir el ambicionado cargo, desde donde se opera para legitima la opacidad en el manejo de los recursos públicos y su desvió, empezando por los del propio Congreso donde se especula que existe un nido bastante grande de aviadores.

CRISIS POLÍTICA

Aunque los trabajos legislativos van avanzando, existen dos Juntas de Gobierno, una presidida por la diputada plurinominal priista María Luisa Pérez Perusquía, sustentada en la reciente modificación a la Ley Orgánica del Congreso y la otra por el morenista Humberto Augusto Veras Godoy, apoyado por la mayoría de los legisladores, avalado por el voto popular.

Mas allá de la pugna entre el Grupo Universidad, liderado por Gerardo Sosa Castelán y el gobernado del estado, Omar Fayad Meneses los morenistas tendrán que hacer valer la mayoría en el Congreso y de esta forma el mandato popular expresado en las urnas.

Por primera vez en la historia política del estado, gracias a la participación masiva de la ciudadanía en las urnas y a una verdadera oposición y liderazgo, los hidalguenses hemos sido testigos en estos primeros días de cambio de la disputa por el poder en el Congreso entre dos  fuerzas políticas con intereses encontrados.

Uno encabezado desde la obscuridad, por el gobernador de la entidad, el priista Omar Fayad Meneses que persiguen la insostenible continuidad y por el otro, el cambio radical de la vida política y económica del país y del estado, presidido por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

En esta pugna política por conservar el poder, el PRI y sus aliados no dudaron en poner en práctica las tácticas que les ha permitido mantener las riendas de la vida política, social y económica de la entidad durante décadas. Primero modificaron la ley en su beneficio, para posteriormente exigir su cumplimento. (Legalizar el atraco)

Segunda, utilizaron la fuerza pública para reprimir a sus opositores (legisladores locales y federales electos) que intentaron frustrar el albazo que originó la crisis política que vive el Congreso; posteriormente, esa misma fuerza pública, dependiente del Poder Ejecutivo (léase Omar Fayad) fue utilizada para apoyar, veladamente, la toma violenta de la Tribuna (Poder Legislativo) en apoyo a las huestes priistas, para impedir el trabajo de los diputados de Morena.

Y de la misma manera, utilizaron al Sistema Estatal de Radio y Televisión para dar cobertura especial al evento, con el objetivo de manipular a la opinión pública, pero lo que vieron los hidalguenses fue el asalto al Congreso de forma violenta por parte de grupos priistas, para exigir, tramposamente, el cumplimento a la ley, ley que previamente modificaron para beneficiar al grupo en el poder y sus aliados y violentar la voluntad popular.

En este atropellado inicio legislativo, además de la exigencia del respeto a la ley, también se intentó desviar la atención de la raíz del conflicto, exigiendo la salida de Gerardo Sosa Castelán, pero también las porras a Omar Fayad Meneses, con lo que balconearon la mano que mece la cuna, que por cierto se cura en salud, ofreciendo mediar para solucionar la crisis parlamentaría que él dirige, para tratar de burlar el sufragio popular que en las urnas lo rechazó.   

UN MAL AUGURIO PARA EL ANCIADO CAMBIO DEMOCRÁTICO

La destitución de Augusto Humberto Veras Godoy como coordinador de la bancada morenista, dado a conocer en un boletín del Congreso del estado, enviado a los medios de comunicación desde el área de comunicación social del gobierno del estado y el discurso “amoroso” del legislador morenista Víctor Guerrero Trejo, parecen ser un mal augurio para la democracia hidalguense y el ansiado cambio verdadero.

Ya que parecen ser las huellas de la mano de Omar Fayad Meneses en las decisiones internas de Morena y por supuesto del Poder Legislativo.

Nadie ignora el enfrentamiento casi personal entre el líder de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, Gerardo Sosa y del gobernador de la entidad, Omar Fayad, como tampoco la inconformidad al interior de Morena por la apertura del partido a este grupo político.

Por lo que no son de extrañarse los mutuos halagos del grupo autonombrado Morena Real y priistas y una eventual alianza de estos dos grupos parlamentarios en contra del Grupo Universidad.

De ahí la perspicacia o sospecha que genera el boletín del Congreso del Estado, enviado la noche del 25 de septiembre, por la Dirección de Comunicación Social del estado, léase Omar Fayad, dando cuanta de los trabajos internos del grupo parlamentario de Morena, que concluyeron con la destitución de Veras Godoy y el nombramiento del diputado Ricardo Baptista en la coordinación del grupo de Morena.

Antes, durante la sesión del Congreso del día 25, el diputado morenista, Víctor Guerrero, en su arenga desde la tribuna, con destino incierto (probablemente rumbo a Plaza Juárez), se auto proclamo como el bueno para conciliar con todas las fracciones y darles voz y concesiones a las minorías, para ello destacó el trabajo de priistas, perredistas y panistas, y como muestra de su disposición a la negociación, también olvido, entre otras cosas, el albazo legislativo de estos tres partidos del 31 de julio, origen de la crisis política en el Congreso local.

El cuestionable activismo del diputado panista, Azael Hernández Cerón, a favor de la legalidad, por no decir de los intereses de Omar Fayad Meneses, también ponen en riesgo la gran oportunidad de terminar con el cacicazgo del Grupo Hidalgo, en el poder desde hace ya 25 años.

Las criticas de los mismos panistas hacia la actitud de este legislador han sido públicas, incluso no han reparado en señalar la posibilidad de la existencia de un cañonazo de varios miles de pesos y otros, simplemente de un intercambio de favores, que tienen que ver con las cuentas pendientes que tiene con la Auditoría Superior del Congreso del Estado, que dejó a su paso por la presidencia municipal de Tezontepec de Aldama.