Buscar
23:16h. Domingo, 24 de mayo de 2020

Discurso del presidente de México en su Informe al Pueblo de México

Ahora, primero es el bienestar del pueblo y después lo mismo, el bienestar del pueblo: AMLO

snapshot100
snapshot100

“Ahora ya no es la misma receta; ahora, primero es el bienestar del pueblo y después lo mismo, el bienestar del pueblo, y nunca jamás los privilegios, la corrupción, el saqueo y la impunidad. Somos optimistas”, expresó el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador al informar sobre las medidas que su gobierno está tomando para hacer frente a la contingencia sanitaria que enfrenta el país y el mundo y en el marco de su Tercer Informe a los mexicanos.

En la Parte política de su mensaje, dijo entender que los conservadores y quienes han medrado con el llamado modelo económico neoliberal de privatización de ganancias y de socialización de pérdidas, no compartan nuestra visión de desarrollo con justicia y democracia. “Pero a nadie engañamos y hay constancia de ello: lo que estamos haciendo es lo que hemos propuesto en forma pública y abierta desde hace años en la lucha diaria y en campañas políticas. Es, también, por lo que votaron millones de mexicanos”.

Enfatizó que, a pesar de las adversidades, no se detendrá la transformación de México. “Son más nuestras fortalezas que las debilidades y son mucho más los ciudadanos que buscan el cambio verdadero que quienes apuestan al retroceso. Esta crisis es pasajera, transitoria. Pronto regresará la normalidad, venceremos al Coronavirus, reactivaremos la economía y México seguirá de pie, mostrando al mundo su gloria y su grandeza”.

Explicó que hay una lección que “hemos aprendido bien y que no olvidamos: desde el Porfiriato quedó demostrado que un modelo económico que solo beneficia a las minorías no produce bienestar general sino, al contrario, engendra miseria pública y violencia”.

Informó que para financiar su plan económico será sin aumentar impuestos ni decretar gasolinazos se recurrirá a utilizar los ahorros del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios y los recursos que se mantenían guardados en fideicomisos. También buscará apoyo en la banca de desarrollo, pero, sobre todo, se seguirá con la misma política de liberar recursos porque continuará, incluso con mayor rigor, el Plan de Austeridad Republicana.

“A diferencia de otras épocas, cuando se le pedía al pueblo fajarse el cinturón, ahora es el gobierno el que se lo está apretando el cinturón, terminando de borrar la corrupción, acabando con lujos y ostentaciones para reducir el costo del gobierno a la sociedad y seguir regenerando la vida pública”.

Reitero que en esta crisis transitoria a cada quien le toca hacer su parte. De manera específica informó que se bajarán los sueldos de altos funcionarios públicos y se eliminarán los aguinaldos desde el cargo de subdirectores hasta el del presidente de la República.

También se reducirán el gasto en publicidad del gobierno, la partida de viáticos, los gastos de operación y se ahorrará más en compras a proveedores y en los costos de las obras públicas que se contratan con empresas constructoras o de servicios.

Se dispondrá de recursos porque se intensificará la enajenación de bienes mal habidos de la delincuencia común y de la delincuencia de cuello blanco; bienes que serán liquidados mediante subastas o rifas organizadas por el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado.

Aclaró que no habrá despido de trabajadores al servicio del Estado en ningún nivel, pero se demandará más eficiencia, más entrega, más espíritu de servicio, mayor austeridad y honestidad total.

“Puedo decir que contamos con el apoyo y la colaboración del sector privado nacional. La semana próxima daremos a conocer un programa de inversión pública, privada y social para el sector energético por un monto aproximado de 339 mil millones de pesos”, adelantó.

Hizo un reconocimiento a los banqueros de México que decidieron dar una prórroga de seis meses en el pago de créditos e intereses a sus clientes de las pequeñas empresas y el crédito a las familias.

En esta parte de su informe agradeció a todos los empresarios que han acatado voluntariamente las indicaciones por la emergencia sanitaria, de parar sus actividades económicas y comerciales no esenciales, manteniendo el empleo, los sueldos y las prestaciones a sus trabajadores.